Sobre las herramientas para hacer fotos

Esta página está dedicada a las cámaras, objetivos y programas que utilizo para hacer fotos. Con tiempo y en la medida de mis posibilidades, iré agregando breves reseñas y mi opinión sobre estas herramientas. Me han resultado en su momento muy útiles y he aprendido mucho de los artículos y review que he encontrado y leído en la red sobre temas relacionados con la fotografía y agradezco a todos aquellos que desinteresadamente se tomaron el trabajo de escribirlos y publicarlos. Solo deseo entonces, siendo la única forma en que puedo intentar retribuir lo que recibí de otros, que mis comentarios y opiniones que aquí iré volcando, puedan ser de algún interés para alguien. Muchas gracias por la visita.

Mis Cámaras y Objetivos

Para el caso en que a alguien le interesara, aquí, en la página web a la que lleva el link, pueden verse y abrirse las galerías que expongo en que he ordenado y catalogado mis fotos según la cámara utilizada en su momento para hacer las tomas y dentro de estas se muestran otras galerías en que discrimino con cuál objetivo montado en la misma las hice. Este otro link lleva a las galerías en que he ordenado las fotos solo considerando el objetivo que utilicé, sin discriminar con qué cámara fue hecha la toma.
 

Mis Programas

DXO PhotoLab 3; Affinity Photo; Corel PaintShop Pro 2021; ACDSee Ultimate 2020; Serif PhotoPLus x8; Sony's Imaging Edge; Capture One Express for Sony; PTLens; DXO ViewPoint y FilmPack; PanoramaStudio Pro 2; Hugin; Dynamic Photo HDR, Topaz Mask AI, Adjust AI y Topaz Clarity, Detail, Simplify y Topaz BW Effects; Portrait Pro Studio 21; Portrait Pro Body Studio 3; Color Efex Pro 3; X-Rite i1 Display Pro (hard y soft).

En negritas, señalo los programas a los que más frecuentemente recurro últimamente para revelar y editar fotos.

PC: operando bajo Windows 10 de 64 bits
 


 

Enlaces a sitios web de interés

Kurtmunger.com  Todo sobre las Sony Alpha

imaging-resource  Reviews de cámaras

Photozone  Reviews de objetivos

DxOMark  BenchMarks (sensor y objetivo)

DxO PhotoLab  Programa para revelar Raw

DxO Nick Collection EFEX Plugins varios

DxO ViewPoint para corregir perspectivas

Affinity Photo  Editor de imágenes

Corel PaintShop Pro  Editor de imágenes

ACDSee Ultimate  Cataloga y edita imágenes

PTLens  Corrije distorsión óptica (imagenes)

Dynamic Photo-HDR  para hacer HDR

Portrait Professional  para retocar retratos

Topaz Labs  Plugins para editar fotos

PanoramaStudio Pro para armar panorámicas

X-Rite  Calibración y gestión de color

FotoRevista  Revista on-line s/ fotografía

Mis fotos ordenadas según el equipo utilizado

My photos sorted according to equipment used

 

 

Mi Opinión:

 

Objetivos

Los Sony "easy choice"

 

Cámaras

Las Sony Alpha

Canon PowerShot A590 IS

 

Edición de fotos
Razones para revelar Raw y no limitarse a editar jpg. Opciones de programas 
 

 

 

 

 

 

Los objetivos Sony "easy choice"

July 15, 2012  •  Leave a Comment

Los objetivos fijos (en general)

Resulta muy placentero y satisfactorio cuando uno saca fotos con un objetivo fijo. Comparados con la mayoría de los zoom, en particular con los más accesibles económicamente, suelen ser muy luminosos y dan muy buena resolución incluso a la apretura máxima de diafragma o a partir de un punto de ésta más cerrado y hasta F/8, f/11 o en algunos casos f/16 según cual sea el objetivo. Generan muy poca aberración cromática (aunque hay excepciones en lo que a esta cuestión refiere como por ejemplo el caso del Sony 28mm f/2.8 que sí las sufre) y muestran poca o ninguna distorsión óptica. Es muy difícil que un zoom mantenga resultados parejos en todo el rango de las distancias focales que barre (su peor comportamiento suele darse en los extremos o en uno de los extremos del rango de las distancias focales que cubre) mientras que un objetivo fijo habrá sido diseñado para un rendimiento óptimo a una única distancia focal. Hay zooms de excelente calidad y a precios razonables como el caso del Tamron 17-50mm F/2.8 XR Di II (que es luminoso y da muy buena definición incluso con grandes aperturas de diafragma), pero hay un tema en el que los fijos suelen siempre ganarle a los zoom y esto es en lo que respecta a la calidad y suavidad del “bokeh” (algo así como la característica y cualidad de las áreas desenfocadas de una imagen por delante y por detrás de lo enfocado en función de la profundidad de campo que determinarán la apertura de diafragma, la distancia focal del objetivo y la distancia a la que se esté enfocando).

Diseñar y construir un objetivo fijo cabe suponer ha de ser más sencillo que producir un zoom que lo iguale en calidad, así que a igualdad de precios, el fijo será mucho mejor. Esta es otra de las ventajas que brindan los fijos, ya que posibilitan poder adquirir un objetivo luminoso y con muy buenas lentes a un precio más accesible que el de un zoom de calidad similar (aunque dado que no tendría mayor sentido producir objetivos fijos de mala calidad y la buena se paga, por lo general no los hay baratos).

Todas las virtudes que presentan los objetivos fijos no quitan que en particular cuando no se tenga en vista un tema específico para fotografiar, muchas veces uno puede tender a dejar montado en la cámara algún zoom por ganar un poco más en comodidad y flexibilidad, aún cuando se estuviera sacrificando calidad de imagen.

Hecha esta introducción, ahora a continuación voy al punto.

 

Los objetivos Sony “easy choice”

Sony sacó para sus cámaras DSLR y SLT Alpha una línea de objetivos fijos económica que dio en denominar (obviamente por razones comerciales y de marketing) “Easy Choice”, lo que traducido al castellano significaría algo así como “de fácil elección” o “fáciles de elegir”, lo que no deja de ser cierto ya que estos objetivos, estando a un precio bastante accesible, son muy buenos. La estrategia de Sony para estos objetivos consistió en no invertir mucho en sus cuerpos, que son totalmente de plástico y muy elementales (aunque están bien construidos), pero sí en la calidad y performance de las lentes, lo que cuidó.

Son tres los objetivos “easy choice”, el 35mm DT f/1.8 SAM, el 50mm DT f/1.8 SAM (ambos para cámaras con sensores APS-C) y el 85mm f/2.8 SAM (para cámaras full-frame y por ende también para APS-C).

En su apariencia externa los tres se ven exactamente iguales y la única forma de distinguirlos entre sí es leyendo la denominación grabada en el cuerpo del objetivo. Son livianos y compactos así que son muy cómodos para llevar con uno (incluso en algún bolsillo de un saco o campera).

Son todos luminosos. Ninguno de los tres tiene tope de enfoque a infinito, lo que habrá de tenerse en cuenta cuando se enfoque en forma manual (MF) para no pasarse. El diámetro de la rosca para los filtros es de 55mm y estos no giran al enfocar así que no se presenta ninguna dificultad para el uso por ejemplo de filtros polarizadores. Todos posibilitan una distancia mínima de enfoque suficientemente corta (aproximadamente 23 cm el 35mm, 34 cm el 50mm y 60 cm el 85mm) como para poder desenvolverse bastante bien en acercamientos como por ejemplo para fotos de flores.

De los tres objetivos "easy choice" tengo el 35mm y el 85mm. No compré el 50mm debido a que si bien los review / comentarios que he leído sobre el mismo lo califican positivamente y como dijera, resulta bastante accesible (como lo son todos los de esta línea), ya tenía yo no uno solo, sino dos Minolta AF 50mm f/1.7 (foto de arriba a la derecha) que es un buen objetivo (apto para full-frame o APS-C) además de ser ya todo un clásico que, no obstante ello, puede conseguirse usado a buen precio. Me pareció entonces que no tenía mayor sentido incurrir en el gasto para sumar otro 50mm (por bueno y accesible que fuera) a mi colección. Abajo pueden verse fotos del Sony 35mm f/1.8 y 85mm f/2.8.

 

El Sony 35mm DT f/1.8 SAM

Habiendo ya destacado las cualidades que caracterizan en general a los objetivos de la línea “easy choice”, me concentraré en más en dar cuenta de las particularidades de los dos que poseo, comenzando por el 35mm.

El 35 mm es como ya lo comentara, para usar con las Sony Alpha que portan sensores APS-C. Tiene muy buen control de las aberraciones cromáticas, en particular con el diafragma cerrado a f/2.8 y en más y la definición que da es muy buena en el rango de aperturas entre f/2.8 y f/8 y a partir de f/4 incluso las esquinas de las imágenes que uno tome tendrán buena resolución (lo cual no solo es lo que dicen los reviews sino que también lo puedo reafirmar en función de los resultados que obtuve con algunas pruebas que llevé a cabo).

Es un muy buen objetivo. El único tema que cabría observar refiere a la pequeña distorsión óptica de tipo “barril” que presenta. Por suerte, se trata de una distorsión simple, muy fácil de corregir con las herramientas que para ello brinda cualquier programa de edición de imágenes serio. Claro que, según mi opinión, siempre será mejor disponer de algún programa o plug-in específico que permita que se corrijan las distorsiones ópticas en forma automática, tal como por ejemplo el PTLens (plugin o standalone que permite trabajar con archivos Tiff de 16 bits o jpg), el DxO Optics Pro (un excelente programa para revelar Raw que entre otras cosas se destaca y es bien conocido por su habilidad para corregir automáticamente las distorsiones producidas por los objetivos que ya se encuentren en el vasto listado de las ópticas que soporta) o incluso el CameraRaw para el que se podrá buscar y con suerte encontrar y cargar algún perfil (profile) para el objetivo en combinación con la cámara que se esté usando, ente otros. La cuestión es que si bien las distorsiones simples como la que produce el Sony 35 mm son fáciles de corregir y tratándose de un objetivo fijo, uno podría ya prestablecer cual han de ser las correcciones a aplicar sistemáticamente para el mismo, la edición se complica para las imágenes obtenidas con zoom, cuyas distancias focales son variables y más que todo en los casos en que las imágenes no presenten líneas rectas horizontales y/o verticales próximas a sus bordes como para poder contar con alguna guía visual para hacer la corrección con facilidad.

La primera foto que se ve abajo, que saqué con el objetivo Sony 35mm DT f/1.8 SAM, fue sometida al programa PTLens que corrigió en forma automática la leve distorsión óptica que se veía en el archivo original.

La foto de arriba la saqué (un día nublado como se puede apreciar) también con el Sony 35mm DT f/1.8 SAM.

 

El Sony 85mm f/2.8 SAM

Si bien el Sony 85mm f/2.8 no parece gran cosa a simple vista, es un objetivo que se comporta de manera excelente (incluso en cámaras con sensores full-frame). Tiene muy buen control de las aberraciones cromáticas, en particular con el diafragma cerrado a f/4 y en más, la definición que da es excelente partiendo ya desde f/2.8 y especialmente en el rango de aperturas entre f/4 y f/8 siendo que incluso las esquinas de las imágenes que uno tome tendrán buena resolución (lo cual también para el caso de este objetivo puedo aseverar en función de los resultados que obtuve con algunas pruebas que llevé a cabo) y no presenta ninguna distorsión óptica cuando se lo utiliza con cámaras con sensor APS-C y apenas con la A900 o A850 (full-frame) según lo refieren los reviews sobre este objetivo.

No tiene por supuesto la solidez y calidad de construcción de por ejemplo el Sony 100mm f/2.8 Macro (un excelente objetivo que da muy buena definición) que es mucho más voluminoso y pesa aproximadamente el doble que el 85mm, así como más que lo duplica en precio. Menos sentido tendría comparar la calidad de construcción del Sony 85mm f/2.8 con el Sony / Carl Zeiss 85mm f/1.4 (que no poseo) porque este último cuesta alrededor de cinco veces más que el primero.

Abajo muestro tres fotos que saqué con el Sony 85mm f/2.8 SAM.

 

Un muy buen artículo sobre el Sony 35mm DT f/1.8 SAM puede leerse (en idioma Inglés) donde remite ese vínculo, en el sitio de Kurt Munger y en la página web a donde remite este otro que sigue puede encontrarse un review también de Kurt Munger del Sony 85mm f/2.8 SAM. Asimismo recomiendo leer aquí los resultados de los tests que hicieron los técnicos de DxO Mark de los tres objetivos “easy choice” y los reviews en Photozone.


Canon PowerShot A590 IS

March 25, 2012  •  Leave a Comment

Cuando viniendo de la fotografía analógica decidí incursionar en la digital, si bien primero compré una Canon Powershot A460, no esperé mucho para pegar un pequeño salto y adquirir la ya discontinuada A590 que algunas veces sigo utilizando. Aún cuando se tenga una DSLR, son muchas las circunstancias en las que termina siendo más cómodo llevar con uno a cuestas y usar una compacta.

A mi Canon Powershot A590 IS la adquirí en su momento a un precio que consideré imbatible por la cantidad de prestaciones que ofrecía en comparación con otras cámaras en el supuesto mismo rango. Por lo pronto, además de posibilitar tomas en Automático o Semiautomático, puede trabajar en Prioridad Apertura de Diafragma, Prioridad Velocidad de Obturación o Manual. Incluso se puede optar por hacer un enfoque manual con la ayuda de un acercamiento del objeto a fotografiar que se verá en el centro de la pantalla.

Porta la cámara un sensor CCD de 1/2,5” (en relación 4:3) y los 8 MegaPixeles de resolución / tamaño de las imágenes son suficientes para ampliaciones de hasta un tamaño aproximado A4 ó 20 x 25/30 cm (A3 según el manual de la cámara). Aún recortando una imagen (haciendo un crop) a aproximadamente la mitad de tamaño de la original, se podría lograr una buena ampliación a 10/11 x 15 cm. La foto de abajo a la izquierda fue recortada (tiene un "crop") a algo así como casi 1/4 de su tamaño original y tiene 2,2 MegaPixeles.

Lapwing - Tero

En las imágenes sacadas de 80 a 200 ISO no hay mayores problemas con el "ruido" pero ya a los 400 ISO comienza a aparecer un nivel de "ruido" que termina haciéndolas inutilizables a los 1600 ISO. La calidad de los videos (AVI) no es de lo mejor, pero me sirvió y fue suficiente para poder filmar y atesorar cantidad de situaciones familiares memorables.

El zoom óptico de hasta 4x (que cubre un rango equivalente al de las antiguas cámaras analógicas de 35 mm o las hoy full-frame, de entre 35 y 140 mm de distancia focal) creo resulta lo suficientemente versátil como para poder cubrir los temas fotográficos más típicos y usuales. No obstante, no falta la ocasión en que uno quisiera un poco más (5x no hubiera estado mal).

Anochecer en el amarradero - CNSI

 

Debido al pequeño tamaño del sensor (típico en este tipo de compactas) y la concecuente corta distancia a la que se encuentran del mismo las lentes del objetivo, se puede enfocar de muy cerca, lo que permite sacar sin problemas semi-macros como por ejemplo fotos de flores (y la cámara tiene una función Macro).

El estabilizador óptico de imágenes funciona bien y resulta muy útil. Permite sacar fotos con velocidades de obturación menores a las usualmente recomendables, sin que salgan movidas. La foto del amarradero a la derecha fue sacada sin trípode y sin apoyo (y procurando mantener el pulso y contener la respiración) a una velocidad de obturación de 1/2 segundo (que es una velocidad bien baja aún cuando se esté utilizando una distancia focal corta).

Con la cámara en Manual y el flash de la misma activado, se puede utilizar un flash auxiliar esclavo (incluso uno de esos que se montaban sobre las ahora en desuso cámaras de 35 mm si se le conecta una foto-célula para dispararlo en sincronización) por ejemplo para iluminar con luz rebotada. También con la cámara en Manual, se puede regular al flash incorporado a tres niveles de potencia, resultando más efectivo para disparar un flash esclavo usar el nivel medio.

Los menús para configurar la cámara y para operarla son, al menos según mi opinión, intuitivos y de fácil acceso. Tiene la cámara por fuera suficientes botones y comandos como para poder acceder a muchos de los bien organizados controles de la misma sin tener uno que estar navegando múltiples menús y submenús en la pantalla LCD para hacer los ajustes pretendidos para sacar una foto, como en cambio cabe hacer con muchas otras cámaras compactas. Además, tener que navegar por menús en la pantalla LCD puede convertirse en una tarea muy ingrata cuando no se distingue nada en ella porque se está bajo la luz de un potente sol (por ejemplo un mediodia soleado).

La cámara resulta por su tamaño y formato cómoda de sujetar y manipular al tiempo que, si bien no es de las más compactas, no deja de ser fácilmente transportable. También me resulta cómodo que se alimente con pilas comunes AA fáciles de reponer o bien recargables, en lugar de con una batería y que use memorias SD.

El visor óptico es una de las mayores y más destacables ventajas que brinda este modelo, pues resulta muy útil para las tomas en que uno quiera capturar algún preciso instante (no se presenta ningún retardo o delay entre el momento en que se produce una acción y el que uno la visualiza, como sí ocurre para que la misma se muestre en pantalla, por ínfimo que parezca) y es cómodo en especial el visor óptico directo cuando se fotografía al sol y resulta entonces difícil distinguir lo que debiera verse en la pantalla LCD. Además es más confortable para aquellos que no estamos acostumbrados a mirar a una pantalla para sacar una foto, sino a través de un visor.

La A590 tiene un anillo rodeando al objetivo extensible que se puede desacoplar para reemplazarlo por un tubo cilíndrico que se vende o vendía por separado y en cuyo otro extremo se puede enroscar ya sea un lente tele-conversor o un lente gran-angular producidos por Canon para este y otros modelos de sus cámaras o bien acoplar por ejemplo un lente macro como los que fabrica Raynox y con los cuales se puede lograr todavía muchísimo más acercamiento del objeto a fotografiar que el que pueda lograrse haciendo uso de la función Macro de la cámara.

Un muy buen y detallado artículo sobre la cámara puede leerse (en idioma Inglés) aquí, en el sitio web imaging-resource que tiene muy valiosos y completos reviews de la mayoría de las cámaras digitales conocidas disponibles en el mercado así como de las ya discontinuadas.

 

En la galería de fotos a la que remite este link hay varios ejemplos de fotos que he sacado con esta cámara incluyendo las dos de arriba (la del tero en vuelo y la del amarradero) y el par que muestro abajo:

Colonia del Sacramento, Uruguay

Para la primera foto (para la de arriba de este último par) usé una distancia focal corta por lo cual la imagen original tenía una distorsión de tipo "barril" que corrigió en forma automática el programa PTLens al que la sometí y el realce de los colores lo hice manipulando "curvas de color" con un editor de imágenes. La segunda foto (la de abajo) está apenas retocada con sólo algunos ajustes menores.