Alejandro J Ceppi: Blog https://alejandroceppi.zenfolio.com/blog en-us (C) Alejandro J Ceppi (Alejandro J Ceppi) Tue, 24 Nov 2020 10:54:00 GMT Tue, 24 Nov 2020 10:54:00 GMT https://alejandroceppi.zenfolio.com/img/s/v-12/u486383864-o427874198-50.jpg Alejandro J Ceppi: Blog https://alejandroceppi.zenfolio.com/blog 94 120 Razones para revelar Raw y no limitarse a editar jpg. Opciones de programas. https://alejandroceppi.zenfolio.com/blog/2020/6/razones-para-revelar-raw-y-no-limitarse-a-editar-jpg-opciones-de-programas Un flujo de trabajo usual para los fotógrafos profesionales y también para muchos aficionados entusiastas consiste en hacer -con la cámara que así lo permita- la toma en Raw (que no es la imagen en sí sino el archivo crudo con toda la data de la información captada por el sensor de la cámara, para cuya visualización como imagen en una pantalla se requiere de un programa o interfaz capaz de interpretar y traducir esa información que es propia de cada marca de cámara y muchas veces dependiente también del modelo específico), luego procesar / revelar ya en la computadora el archivo Raw, después exportar la imagen como archivo Tiff a 16 bits por canal para editarla en otro programa o abrirla como tal en un subprograma del programa con que se procesó el Raw que así lo permita, para proceder a continuación a editar la imagen trabajando a esos 16 bits por canal (en referencia a los canales RGB por red/rojo, green/verde y blue/azul con cuya combinación se pueden formar los demás colores), antes de exportar al más difundido y liviano formato jpg de 8 bits por canal. Este flujo de trabajo es el que permite obtener, aprovechar y explotar el máximo de información y profundidad de color de la que se pueda disponer para trabajar una fotografía digital en cada etapa de su procesamiento. Un archivo Raw con la capacidad de generar un archivo de imagen de 16 bit, nos ofrece un rango dinámico (rango de tonos entre el más oscuro y el más brillante que puedan presentarse en una toma) muchísimo más amplio que el que permite registrar un archivo jpg de 8 bits. Cuando se exporta un archivo Raw a un archivo de imagen, la información disponible en el primero que no hubiera sido aprovechada no será en más utilizable en el segundo y cuando se exporta una imagen de 16 a 8 bits por canal estamos comprimido el archivo y también perdiendo información, y consecuentemente el mayor potencial y la tolerancia para la manipulación de la imagen que nos brindan los 16 bits (con una capacidad de registrar hasta 65.536 tonos por canal RGB versus los 256 tonos por canal de los jpg). Como el que puede lo más puede lo menos, los programas que permiten editar imágenes de hasta 16 bits por canal (48 en total), pueden obviamente manejar imágenes de 8 bits por canal (24 en total). Hoy día, la mayoría de los programas serios para la edición de fotografías incluyen la posibilidad de procesar archivos Raw y de editar archivos Tiff y jpg y algunos de ellos también otros formatos (como podría ser DNG por citar un ejemplo).

Este flujo de trabajo (revelado del Raw > exportación a Tiff  y edición de la imagen trabajando a 16 bits por canal > exportación a jpg) no tiene por que presentar ni siquiera al fotógrafo aficionado una mayor dificultad técnica que la que se requiere para editar un archivo jpg. El revelado de los Raw es incluso un proceso más sencillo de encarar y si se quiere más intuitivo que el editar un archivo Tiff o jpg si han de saber usarse todas las herramientas que para hacerlo ofrecen los programas de edición de fotos. Lo que se puede hacer con los archivos Raw, si bien fundamental si se quieren obtener los mejores resultados posibles, es mucho más limitado en términos de edición, ajustes, correcciones y/o agregado de efectos que lo que es dable hacer con los Tiff o jpg.

Bien puede ser encarado el flujo de trabajo mencionado utilizando un único programa que así lo permita o recurriendo a más de uno. Algunos opinan que constituye una ventaja el que todas las operaciones puedan ser llevadas a cabo con el mismo programa pero en lo personal, no veo la diferencia práctica entre enviar a abrir el producido del revelado del archivo Raw que se hubiera hecho, con el sub-programa, módulo o parte del mismo programa con que luego se pueda encarar otro tipo de ediciones y retoques que no es posible aplicar a los Raw, que en cambio guardar como tiff de 16 bits por canal (por ejemplo) el revelado del raw que se hubiera hecho utilizando un determinado programa, para poder abrirlo de inmediato con otro para continuar con la edición. Por supuesto, no veo la diferencia en tanto no se pretendiera dejar abierta la opción de poder volver a ajustar el revelado Raw al tiempo que se edita, como lo permite el PhotoShop de Adobe cuando se abre como un “objeto inteligente” dentro del mismo el producido del revelado del Raw que se hubiera hecho con CameraRaw o Lightroom (los programas de Adobe para revelar Raw).

Un programa como el “Image Data Converter” (hoy “Imaging Edge” en su nueva versión remozada) que ofrece gratuitamente Sony a los usuarios de sus cámaras fotográficas para revelar sus archivos Raw, nos puede ayudar a ilustrar porqué es que tiene tanto más sentido sacar las fotos en Raw que dejar que la conversión a jpg la haga directamente la cámara cuando cuente con esa prestación. Este programa abrirá el Raw en principio mostrando una imagen que se verá igual que como hubiera resultado el jpg directo de la cámara en función de como se la hubiera configurado (“seteado”) y así se podría guardar la imagen exportando a Tiff de 16 bits por canal para seguir editando luego o a jpg. Pero como el Raw es el archivo crudo que todavía conserva toda la información de la toma, además de las típicas correcciones que se pueden hacer (siendo las que refieren a la exposición -en particular de las sombras e iluminaciones- y al balance de blancos las más básicas pero a su vez las más relevantes), es dable con este programa definir las variables de configuración para la conversión / exportación a jpg que podrían haberse “seteado” en la cámara, pero no antes sino luego de haberse sacado la foto, ya que el Image Data Converter nos presenta las mismas variables / opciones de configuración que utilizan las Sony, incluyendo la posibilidad de optar por cualquiera de los distintos “Estilos Creativos”, después.

En mi opinión, ningún programa es el mejor para todo el abanico de las prestaciones que ofrece ni hace necesariamente absolutamente todo de manera excelsa, así que perfectamente puede utilizarse para cada cosa que se haga, el programa o aplicación que mejor nos resulte, ya sea por su eficiencia, por comodidad o por una cuestión presupuestaria. Bien puede utilizarse un programa para revelar Raw que sea muy eficiente para ello, otro distinto para editar imágenes (independientemente de que pueda o no tener la capacidad de revelar archivos Raw), plug-ins (complementos) o aplicaciones standalone que nos simplifiquen el trabajo para ajustes o correcciones específicas a aplicar a una determinada imagen y si bien no indispensable para todos, un buen programa para visualizar, gestionar y catalogar imágenes, también puede estar por separado. Nada impide y las computadoras de hoy día lo permiten, tener más de un programa abierto al mismo tiempo para poder interactuar en simultáneo con todos ellos.

Son varios los programas que permiten hacer la totalidad o, en combinación con otros, una parte del flujo del trabajo para arribar después de la toma de una foto a una imagen final editada. Me limitaré a comentar sobre algunos de los que conozco porque los uso o he utilizado. A continuación expongo entonces la lista de los que por ello me atrevo a recomendar:

Por supuesto, está el Photoshop de Adobe. Como es sabido, se trata de un excelente y eficiente programa para la edición de imágenes que incluye la opción para el revelado de los Raw mediante el CameraRaw. Para el revelado de los Raw, Adobe también ofrece el Lightroom. Pero tienen la desventaja de su exorbitante precio y que no terminará uno jamás de pagarlos en tanto lo o los quiera seguir usando ya que Adobe tiene un sistema por el cual se debe abonar todos los meses una tarifa por el alquiler del uso de sus programas. Si bien a muchos pueda ser que les parezca cómodo o funcional este sistema (entre los que se podrán encontrar en particular fotógrafos profesionales que los utilizan de continuo y/o a los que valerse del Photoshop y/o el Ligthroom ya les resulta un hábito), termina resultando ridículamente más caro el producto que los programas de la competencia (muchos de los cuales también son muy eficientes y más que suficientes para el fotógrafo aficionado o entusiasta) e incluso más caro que lo que saldría armar algún combo de programas sumando, para hacerlos trabajar en conjunto, varios que hicieran cada uno individualmente la parte del flujo de trabajo que mejor saben y pueden hacer.

Uno de los programas que tengo que es mi preferido para revelar archivos Raw es el DxO Optics Pro 9 (hoy PhotoLab 3 en su última versión). Tiene la capacidad de corregir de forma automática las distorsiones ópticas que puedan ser producidas por distintos objetivos (a los cuales reconoce en base a los datos EXIF de la toma), a cuyos efectos tiene en cuenta no solo cuáles sean éstos, sino también a los sensores de las cámaras con las que se los utilizó (que asimismo reconoce). También corrige automáticamente las aberraciones cromáticas. De manera manual el programa permite además corregir perspectivas así como las deformaciones típicas que afectan a los objetos ubicados en los extremos de las imágenes tomadas con ciertos granangulares (para poder hacer todo esto último, se ha hecho necesario adquirir por separado el plugin VewPoint que también produce DxO Labs). Su eficiente sistema de reducción de ruido "DxO Prime" (que se incluye además de la función de eliminación de ruido estándar, en la versión "Elite") ayuda a librarse del que pueda estar presente en las fotos sacadas con valores de sensibilidad ISO altos. Las últimas versiones del programa permiten trabajar con suerte de máscaras y con filtros de gradientes (en "Local adjustments"). No es necesariamente el programa para revelar Raw más fácil de manejar ni el más intuitivo, así que conviene leer el manual y mirar los videos que se ofrecen en el sitio web de DxO. Incurriría en un error quien pudiera pretender evaluar la performance de este programa teniendo simplemente en cuenta como se ve en primera instancia una imagen al abrirla, independientemente de cuál fuera el “preset” que pudiéramos establecer como nuestro “default” (opción por defecto) inicial personalizado (en mi caso, rara vez comienzo a hacer ajustes a las imágenes a partir del “Default” sugerido por DxO), pues nos perderíamos de poder apreciar lo potente que puede resultar este programa cuando nos tomamos el trabajo de aprender y experimentar como es que puede sacársele el mejor provecho.

Uno de los programas (solo disponible para Windows) que me gusta para editar imágenes (los archivos Tiff o jpg) es el Corel PaintShop Pro (tengo la versión x6 siendo que la última a la venta es la denominada “2020”*). También permite revelar archivos Raw (a cuyo efecto dispone de las herramientas más básicas). Corel Corporation absorvió en el año 2004 a Jasc Software Inc. que originalmente creara el programa para seguirlo puliendo y desarrollando y me parece a mí que terminó resultando con una interfaz gráfica de usuario (GUI) muy amigable e intuitiva y es un programa bastante completo para la edición de fotos digitales. Cuenta también con una pestaña (primer pestaña de izquierda a derecha) con la que se accede a la parte del mismo que permite visualizar, buscar, ordenar, puntuar, geoetiquetar* y administrar de manera eficiente los archivos. También permite el programa procesar imágenes por lotes. Se puede cargar en "Editar" más de una imagen e ir a y volver de "Administrar" sin necesidad de tener que guardar o descartar las ediciones que se hubieran efectuado a las fotos en las que se estuviera trabajando. Pueden bajarse e instalarse en la misma computadora -si esta trabaja bajo 64 bits-, tanto la versión para 32 bits del programa como la que es para 64 bits. Ello puede resultar útil por una cuestión de compatibilidad con los plugins (complementos) con que podamos contar, ya que los desarrollados para 32 bits suelen no funcionar o generar algún conflicto con los programas de edición de fotos para 64 bits y viceversa.

Dicho lo último que mencioné en el párrafo anterior, aprovecho para comentar que los plugins (complementos) desarrollados por Topaz Labs, si bien no precisamente baratos, son prácticamente los únicos de todos los que tengo (en sus versiones / ediciones Legacy ya discontinuadas) que no me han presentado absolutamente ningún problema ni conflicto para poder funcionar indistintamente en los programas de edición de fotos para 32 bits que tengo operando en una PC bajo Windows de 32 bits o en cualquiera de los programas que tengo para 32 bits o para 64 bits que se encuentran operando en otra PC bajo Windows 10 de 64 bits. Ya los nuevos plugins de Topaz Labs son ahora todos solo para computadoras con sistemas de 64 bits y resultan más demandantes de los recursos de estas que sus antecesores (en particular "Studio 2"), pero puedo abrir los que incorporé más recientemente en todos los programas de edición de imágenes (que admiten plugins) de que dispongo, que están operando bajo Windows de 64 bits.

El Affinity Photo es el programa de edición de imagenes que he comprado recientemente y que más estoy utilizando ahora para editar los archivos Tiff o jpg. También permite revelar archivos Raw y el modulo (sub-programa) que se dedica a esa tarea permite además corregir de manera automática la distorsión óptica del objetivo que se hubiera utilizado (siempre que se encuentre en el listado de los que reconoce) con un resultado que creo es satisfactorio. También permite para algunos ajustes trabajar con una mascara y un filtro de gradiente (ya sea lineal, elíptico o radial) en capas (generando "superposiciones"). Para el revelado de los Raw ofrece más herramientas que el Corel PaintShop pero menos que otros programas más específicos a ese fin como lo es por ejemplo el de DxO. Pero para la edición de archivos Tiff y jpg es muy completo. Pareciera a primera vista el programa un poco menos amigable e intuitivo que el Corel PaintShop Pro, pero apenas me aboqué a recorrer sus menús y sub-menús y a experimentar con las herramientas que brinda, me convencí de que se trata de un excelente programa cuya lógica de armado no difiere mucho de la de los que estoy acostumbrado a usar. No obstante, recomendaría echar una mirada al manual (disponible en castellano) y ver los videos tutoriales que se ofrecen en el sitio web de Affinity (que advierto, son en Inglés) para poder llegar a terminar de descubrir todo su potencial. Una cuestión que sí he experimentado es que la herramienta de clonación, si bien muy completa (aparte de los controles usuales para esta herramienta que poseen la mayoría de los programas de edición de fotos, permite además de poder visualizar en el pincel de clonación en todo momento lo que se seleccionó para clonar, también como con algunos otros programas, girarlo y/o modificar su escala acercándolo o alejándolo), parece resultar bastante demandante de los recursos de la computadora o quizás lo sea la acumulación en memoria de las operaciones con la misma que se van sumando (comienza a responder cada vez más lentamente el programa a medida que se van agregando más y más operaciones, en particular de clonación). Prácticamente todas las capas de ajuste y filtros pueden trabajar de forma no destructiva y en tiempo real y sirven a la vez como máscaras de si mismos independientemente que puedan acoplárseles otras máscaras (la forma en que el programa permite crear, agrupar y combinar máscaras brinda una gran flexibilidad para su utilización en la edición de las imágenes). El Affinity Photo permite (a diferencia de muchos otros programas) trabajar además de en modo RGB, también en modo LAB o CMYK (aparte de otros), lo que algunos entenderán puede resultar útil para encarar cierto tipo de ediciones / manipulación de las imágenes. No cuenta el programa con un sistema para organizar y administrar las imágenes, deben cargarse desde Archivo > Abrir que hará aparecer una ventana o browser con los directorios dentro de los cuales habrá de buscarse para abrir el archivo que queramos editar o puede arrastrarse el archivo de una imagen desde el explorador de archivos del sistema operativo a la parte superior de la interfaz gráfica de Affinity Photo, que la cargará. Claro que también se podrá abrir cualquier foto en este programa como en cualquier otro, disparándolo desde uno que pueda estarse usando a los fines de organizar y administrar nuestros álbumes de fotos, que incluya esa capacidad. Permite sí cargar en simultáneo en "Persona Foto" (el módulo o parte del programa que se utiliza para editar los archivos que no sean Raw, que se procesan en "Persona Revelado") más de una imagen para su edición. No debe asustarse quien lo pruebe o decida comprarlo si es que visualiza en las imágenes a las líneas o bordes diagonales de objetos con una suerte de dentado, ello se corrige desde Editar > Preferencias > Rendimiento, cambiando la “Calidad de la Vista” de “Vecino más cercano” a “Bilineal (mejor calidad)” que no entiendo porqué no viene así ya por dafault (y lo menciono aquí porque no lo aclara el manual). El Affinity Photo es el último programa de edición de fotos que lanzó Serif, que antes tenía al Serif PhotoPlus cuya última versión llegó a ser la x8 antes de terminar por discontinuarlo. Tenía éste una interfase gráfica de usuario que me hacía evocar en particular al PhotoShop CS3, en lo referido a la ubicación de los menús y sus sub-menús y también la gran mayoría de los procedimientos y acciones se ejecutaban, al menos desde donde podía alcanzar a verlo o percibirlo el usuario, de igual o similar manera. Pero tenía la particularidad que se podía también abrir dentro de él una suerte de sub-programa que se llama “PhotoFix” afectando a alguna capa de imagen o incluso a la de fondo. Cuando se lo hacía, esa capa en cuestión se convertía en una capa de filtro inteligente y se abría otra ventana (la de PhotoFix) donde se podían aplicar a la imagen en edición una serie y combinación de correcciones y ajustes e incluso hacer y aplicar más de una máscara. El layer o capa que con el Photplus se afectará al disparar PhotoFix, pasaba a trabajar a modo de filtro inteligente de forma tal que podía volver a abrirse tantas veces como se quisiera durante el proceso de edición de la imagen original para rehacer o reacomodar de forma no destructiva, los ajustes previos que se hubieran hecho a la misma en esa capa. Ello, independientemente de que por supuesto también contara PhotoPlus con el tipo de filtros inteligentes no destructivos que de ordinario incluyen este tipo programas. Contaba entre sus varias herramientas de ajuste para manipular los colores, con la denominada ”Color selectivo” (que también tiene hoy el Affinity Photo), que permitía regular los niveles de cian, magenta, amarillo y/o negro que pudieran contener los rojos, amarillos, verdes, cianes, azules, magentas y los blancos, neutros y negros que estuvieran presentes en una imagen. Se trataba y trata de un buen programa, en particular para la edición de archivos Tiff o jpg.

Y traje a colación todo esto último respecto del Serif PhotPlus no solo porque es el antecesor del Affinity Photo, sino también porque quiero hacer el punto que aún las viejas versiones de los programas para la edición de archivos Tiff y/o jpg pueden resultar hoy y estimo que por un buen tiempo más, perfectamente aptas para editar con ellas imágenes y no resulta absolutamente indispensable estar actualizandolos de continuo cada vez que sus desarrolladores lancen al mercado una nueva versión de los mismos. Aunque sí en cambio será fundamental actualizar el programa que se use para revelar Raw si es que vamos a querer también poder revelar y trabajar los Raw de la última cámara digital que hayamos comprado o estemos por adquirir. De no hacerlo, de mantenernos usando el mismo equipo, tampoco resultará indispensable actualizar el programa que usemos para revelar Raw.

Otro programa interesante (solo disponible para Windows) que puede tanto editar archivos Tiff o jpg como revelar los Raw es el ACDSee Ultimate. Es bastante más caro que el programa de Corel o el de Serif, siendo que no me parece que sea mejor para editar archivos tiff o jpg, aunque sí en lo que respecta a las herramientas de que dispone para permitirnos organizar y administrar los archivos de imágenes y el modulo para revelar Raw es bastante completo y también permite trabajar con suerte de máscaras y con filtros de gradientes así como corregir de manera automática la distorsión óptica de los objetivos que se encuentren en el listado de los perfiles que incluye. Me parece oportuno sí observar que según mi parecer hay que ser precavido al intervenir / manipular las sombras, medios tonos y altas-luces en “Light EQ” porque al hacerlo se afecta también un tanto la saturación de los colores (algo similar a lo que ocurre cuando manipulamos una Curva de Tonos en modo RGB, que quizás es lo que meramente esté haciendo el programa pero mediante sliders / deslizadores) y de obtenerse un resultado que no era el deseado habrá que corregirla luego regulando el valor de saturación global o la de los colores y sus grados de saturación con los que no hayamos quedado conformes (recurriendo a la herramienta "Color EQ" que sería la equivalente a la función HSL en otros programas que la tengan). También, que la herramienta con que cuenta el programa (incluso en su más nueva versión) para fusionar varias tomas con distintas exposiciones para generar una imagen de alto rango dinámico o HDR (High Dynamic Range image) no es de las más eficientes que haya yo probado, en comparación con la de otros programas que disponen de una. Presenta este programa respecto del Corel PaintShop Pro y el Affinity Photo y otros de la especie, una manera algo distinta para acceder a las herramientas de edición así como para operarlas, pero que cabe reconocer no deja de ser bastante intuitiva aparte de resultar atractiva su interfaz gráfica de usuario (GUI). Tengo la versión Ultimate 10 siendo que la última a la fecha es la denominada "2020". Cabe observar que la versión Ultimate es distinta que la versión Professional (antes, "Standard"), ya que esta última es más acotada y no permite trabajar con layers (capas), aunque sí revelar archivos raw. Presenta el programa una pestaña (primer pestaña de izquierda a derecha) con la que se accede a la parte del mismo que permite buscar, ordenar, catalogar, categorizar y geoetiquetar (georeferenciar) las imágenes que se tengan guardadas, lo que hace de manera muy eficiente sino de las más eficientes de que se pueda llegar a disponer. También permite el programa procesar imágenes por lotes.

De todos los programas que he mencionado se puede bajar un demo o trial (gratuito) para poder probarlos por unos días (sin limitaciones) antes de decidirse si comprarlos. La mejor manera de elegir cuál programa pueda resultar a nuestro parecer el más eficiente, completo y/o amigable, es sin duda probar y experimentar con todos los que creamos podrían ser una buena opción, incluyendo a otros tantos que no he mencionado simplemente por no haberlos probado o no haber trabajado nunca con ellos o aún teniéndolos no estarlos utilizando. Así por ejemplo está el Corel AfterShot Pro (una adaptación remozada del que fuera el Bibble 5 cuyo desarrollo y derechos compró Corel) del que tengo una versión anterior a la última, pero con el que no me acostumbré a trabajar, que quien pueda estar interesado en adquirir un programa específico para revelar los Raw bien puede probar. Otro programa para revelar Raw que podría valer la pena probar es el Capture One que entiendo es excelente y el preferido por muchos fotógrafos profesionales, en particular entre los que se dedican a la Fotografía de Estudio (y que resultará económicamente más accesible si se lo compra para usar para las fotos sacadas exclusivamente con cámaras Sony o Nikon o Fujifilm para las cuales hay además una versión gratis, el Capture One Express, que dispone de herramientas básicas para el procesamiento de los archivos raw de las cámaras de esas marcas). No cuento con mucha experiencia en la utilización del Capture One, pero sí he podido observar que si bien se va ampliando paulatinamente, no cuenta a la fecha con un demasiado extensivo listado de lentes / objetivos para los cuales cuente con el respectivo perfil para aplicar una corrección automática de la distorsiones ópticas que pudieran tener, pero puede quien esté interesado en el mismo y le preocupe el tema, chequear si incluye a los que tenga. Insisto, mejor probar uno mismo los programas y ésto, mas que confiarse solo en lo que digan los review que sobre los mismos pudieran haberse escrito. Muchos review pueden aportar información interesante y útil y su lectura puede llegar a resultar hasta entretenida, pero muchos otros no tanto. Recomiendo en todo caso prestar mayor atención a las opiniones que hubieran vertido fotógrafos que hayan utilizado los programas y no a las de los especialistas en sistemas o críticos de software en general. He leído muchos reviews de algunos de los últimos en que se concentraban más en evaluar cosas tales como la facilidad que podía o no brindar un programa para subir fotos a las redes sociales, para aplicar llamativos efectos especiales (como ser tramas, ondas, relieve y por el estilo), para usar la herramienta de “tubo” o como fuera que la llamare el programa de que se tratara (para incrustar en la imagen dibujos de mariposas, pájaros, flores o lo que fuera), para confeccionar tarjetas del tipo de las que se mandan a los amigos para saludarlos por su cumpleaños o para las fiestas de fin de año, etc..., en lugar de concentrarse en evaluar en más profundidad las capacidades de un programa para la edición y manipulación de imágenes atendiendo a los requerimientos para el mismo que más usual o específicamente suele necesitar quien sea fotógrafo (incluyendo el aficionado que se toma a la fotografía en serio), sean satisfechos.

 

*Nota que agrego:
Agosto 16, 2020.

Publiqué el artículo con mis comentarios y opiniones a fines de Junio del año 2020 y a principios de Agosto Corel sacó a la venta una nueva versión del PaintShop, la “2021”. Antes podía bajarse del programa de Corel tanto una versión para computadoras con sistema operativo de 64 bits como de 32 bits. A partir de la nueva versión “2021”, parece que el programa estará disponible solo para computadoras de 64 bits (aunque hoy día esta es una limitación usual para la mayoría de los programas de este tipo). Esto podría plantear una disyuntiva para algunos de quienes hayan comprado versiones anteriores del Paintshop y deban decidir si en su caso se justifica pagar por una nueva actualización, porque además, en esta nueva versión no se pueden geoetiquetar las imágenes (georeferenciarlas asignándoles coordenadas geográficas), lo que sí podía hacerse en versiones anteriores.

Y aprovecho el hecho de que agrego esta nota para comentar que así como muchos desarrolladores han ido agregando a sus programas para procesar y/o editar imágenes una función para corregir de manera automática las distorsiones ópticas de los lentes, también lo ha intentado hacer Corel en las últimas versiones del PaintShop, pero su herramienta, si bien incluye un listado con los supuestos perfiles de los lentes cuya distorsión debiera corregir, no es eficiente (no hace las debidas correcciones de manera automática o al menos no todas las que se supone debiera, aunque se pueden hacer de forma manual). No me funcionó a mí como era de esperarse cuando hice la prueba con los trials / demos de la versión 2020 y luego la 2021 del programa. Por eso no dije en el artículo que el PaintShop pudiera hacerlo, mientras que sí lo mencioné respecto de los otros programas sobre los que comenté. Distinto el caso del PhotoLab de DxO que siempre se ha destacado en esto y del Affinity Photo o el ACDSee que la tienen y funciona. Y además menciono por si hubiera a quien pudiera interesarle que, si bien seguramente existirán otros, un programa que funciona tanto como standalone o como plugin (complemento) que está dedicado exclusivamente a corregir las distorsiones ópticas de los lentes cuando se trate de editar archivos tiff o jpg (no raw), es el PTLens, que es muy eficiente y también permite corregir las distorsiones que puedan presentarse en las fotos tomadas con cantidad de cámaras compactas, de esas que sacan solo jpg.
 

]]>
acdsee affinity photo corel painshop dxo optic dxo photolab fotografía image data converter imaging edge jpg versus raw jpg vs raw opinion opinión paintshop photoshop programas para editar imágenes raw versus jpg review serif photplus topaz labs https://alejandroceppi.zenfolio.com/blog/2020/6/razones-para-revelar-raw-y-no-limitarse-a-editar-jpg-opciones-de-programas Sun, 28 Jun 2020 23:14:20 GMT
Las Sony Alpha https://alejandroceppi.zenfolio.com/blog/2013/6/las-sony-alpha-dslr Antecedentes

Sony es una de las empresas líder en la fabricación de cámara fotográficas digitales en toda la gama (desde compactas hasta cámaras pro) y dispone de una amplia experiencia en lo que refiere incluso a cámaras réflex (SLR). ¿Porqué opino / afirmo esto siendo que la primer cámara Sony réflex salió a la venta recién en el año 2006?, a continuación paso a justificarme.

Sony, de indiscutible reputación en lo que refiere a tecnología y fabricación de aparatos electrónicos de diverso tipo, fue también una de las precursoras en la fabricación de cámaras digitales y ya era una de las empresas que pisaba fuerte en el mercado de las digitales compactas cuando en lo que a cámaras réflex de alta gama respecta, se hizo de la experiencia y el know-how de Konica-Minolta con cuya colaboración comenzó a trabajar en el año 2005. Esta última empresa, producto de la fusión de Konica con Minota en el año 2003, terminó por transferir todos sus recursos y tecnología a Sony en el año 2006. Consideremos ahora quién era o había sido Konica y quién Minolta.

La historia de los antecesores de los fundadores de Konica se remonta al año 1873 cuando Rokusaburo Sugiuracon comenzó a vender productos químicos para fotografía y luego a fabricarlos a partir de 1882. Le sucedió Konishi, quien en 1902 comenzó a vender cámaras  fotográficas  en Japón. En 1948 lanzó la firma al mercado la cámara “Konica I” para rollos de 35 mm y en 1987 se adoptó el nombre de esa línea de cámaras “Konica”, para la compañía. Ya mencioné que en el año 2003 Konica se fusionó con Minolta, así que consideremos entonces ahora quién era Minolta.

Minolta fue fundada en Japón en el año 1923, comenzó a fabricar cámaras fotográficas en 1929 y en 1958 ya estaba fabricando cámaras SLR de 35 mm (siendo la Minolta SR-2 la primera de muchas) y objetivos (originalmente los Rokkor y luego los Minolta), en 1981 implementó el sistema de medición para la exposición “TTL” de su invención, en 1985 desarrolló el primer sistema exitoso de objetivos de enfoque automático (AF) usando un motor integrado al cuerpo de la máquina que introdujo al mercado en el año 1985 (cuando lanzó a la venta la SLR Maxxum 7000 para rollos de 35 mm) y también alcanzó a incursionar a partir de 1995 en el mercado de las cámaras digitales cuando introdujo la DSLR RD-175 de 1,75 MegaPixeles. Minolta siempre fabricó excelentes cámaras y muy buenos objetivos e introdujo muchas innovaciones al mundo de la fotografía. Toda la experiencia acumulada por esas dos prestigiosas compañías (Konica y Minolta), antes y después de fusionarse, ahora es de Sony.

Sony hizo otra jugada inteligente para posicionarse en el mercado de las cámaras fotográficas, estableció una suerte de asociación con nada menos que Carl Zeiss, fabricantes (de indiscutible reputación) de objetivos de primera línea. Zeiss fabrica objetivos para las Sony, hay también una línea de objetivos Sony-Zeiss y sigue Sony fabricando varios de los que eran los objetivos de la línea Minolta AF (Foco Automático y montura "A"), remozados.

Todo esto conjugado ha dado como resultado una excelente línea de cámaras DSLR con sensor full-frame (cuyas dimensiones son equivalentes al cuadro de una película de 35 mm) y APS-C (APS-C es el tamaño de los sensores que usan las cámaras DSLR "semi-pro", más pequeños que los full-frame de las "pro" y más grandes que los nuevos sensores Cuatro Tercios o 4/3"). A la fecha en que publico esta nota, según se comenta en varios review y por los resultados en los benchmark, Sony estaría fabricando el mejor sensor APS-C disponible en el mercado. A fin de reforzar el punto respecto de cuán buena es la calidad y excelencia de las cámaras Sony y sus componentes, se puede destacar que las renombradas Nikon D-3S, D-3X, D-700, D-5100 y D-7000 y la Pentax K5 usan sensores Sony y el sensor es un elemento clave que hace a la calidad de las imágenes, como antes lo fuera el negativo, así como lo es también la calidad del objetivo que se le anteponga. Sony además también fabrica y vende una línea de muy buenos y variados accesorios para sus cámaras.

 

Las Sony Alpha DSLR

La primera cámara réflex que sacó al mercado Sony en el año 2006 fue la Alpha DSLR-A100 con un sensor CCD APS-C de 10,20 MegaPixeles. Diseñada con la colaboración de Konica-Minolta, estuvo basada en la Konica-Minolta Dynax / Maxxum 5D (una DSLR de 6,1 Mega-Pixeles).

Sony adoptó desde un principio y mantuvo para su línea de cámaras Alpha el sistema de montura que había diseñado Minolta para sus objetivos AF (con la denominada montura sistema “A”) que introdujo al mercado en 1985 con el lanzamiento de la Maxxum 7000 como ya fuera mencionado. Por ende, todos los objetivos Minolta AF (no los que tienen montura SR o MD de diseño anterior a 1985) pueden ser utilizados en las Sony Alpha y muchos de estos, de muy buena calidad, pueden adquirirse de segunda mano a buen precio (siendo conveniente comprobar antes de comprarlos que se encuentren en buen estado, que no tengan hongos y que funcione correctamente el sistema AF). Ampliando aún más el espectro de alternativas de objetivos disponibles para las Sony Alpha, están (aparte de los Minolta, los Carl Zeiss y los propios Sony ya mencionados), los que fabrican para las Sony Alpha tanto Tamron (cuya línea de objetivos SP siempre ha sido muy buena y confiable) como Sigma, algunos menos recomendables Vivitar y el  Tokina 11-16 mm f/2.8. Como dato de color puedo agregar que los viejos objetivos Tamron Adaptall-2 pueden ser también utilizados en las Sony Alpha si se remplaza el anillo de montura intercambiable que tengan colocado por uno para Minolta AF (los adaptadores originales que fabricó Tamron para el sistema de montura Minolta “A” son difíciles de encontrar pero se los puede conseguir nuevos, de fabricación China), con la limitación que habrá que enfocar en forma Manual y con la cámara puesta en modo Manual (e indicándole a la misma por Menú que no registre / reconozca el objetivo en uso cuando así lo permitiera el modelo de la cámara que se pretendiera utilizar con estos objetivos). El remplazo del anillo de estos viejos Tamron no conlleva ninguna pérdida en la calidad de la imagen ni se afecta la posibilidad de enfocar al infinito debido a que lo único que se cambia es el sistema de montura sin requerir el anillo de ninguna lente, manteniéndose incólume la distancia focal original del objetivo.

Sony también adoptó para su línea de cámaras Alpha el sistema de estabilización de imágenes a partir de la estabilización del propio sensor en el cuerpo de la cámara que había diseñado Konica-Minolta. Este sistema, a diferencia del sistema de estabilización en el objetivo, tiene la ventaja que simplifica el diseño de los objetivos y abarata su fabricación y permite que aun utilizando por ejemplo los viejos objetivos Minolta AF (o incluso algún aún más viejo Tamron Adaptall-2 de foco manual), la imagen se verá igual siempre estabilizada.

Varios de los modelos de las DSLR (y las nuevas SLT con sistema de espejo traslúcido sobre las que comentaré más adelante), incluyen un botón en el cuerpo de la cámara y próximo a la montura para el objetivo que permite que pueda verse por el visor directo cuál será la profundidad de campo que resultará de la combinación de la distancia focal y apertura de diafragma elegidos (al apretarlo se acciona un mecanismo que cierra el diafragma al valor de la apertura elegida para la toma), que ya era propio y típico de las réflex Minolta parra rollos de 35 mm anteriores al advenimiento del sistema AF.

En el año 2008 Sony lanzó al mercado la Alpha A900, una cámara DSLR pro con un sensor CMOS full-frame de 24,60 Mega-Pixeles que logró alcanzar su todavía merecida buena reputación (la cual podría verse ahora algo empañada con la reciente aparición de la nueva Nikon D800 de 36,3 Mega-Pixeles). La Sony Alpha A-850 siguió a la A900 en el año 2009, ofreciendo una alternativa de una full-frame más económica.

A partir del año 2010, con el lanzamiento de la A560 y A580, de las Alpha SLT con sistema de espejo traslúcido (sobre el que comentaré luego) entre cuyos primeros exponentes estuvieron la A33 y A55  y de las NEX, con todas las cuales además se puede filmar, Sony desarrolló y comenzó a utilizar sensores CMOS APS-C cuya calidad y performance (al menos en lo que respecta a la cobertura de rango dinámico, rango de sensibilidad y resolución) es equiparable (o incluso superior si consideramos los sensores que se están utilizando para los últimos modelos más caros de las cámaras Sony de la línea Alpha) al del sensor que utiliza la cámara pro de alta gama A-900. Varía el tamaño del sensor ya que un APS-C es más pequeño que un full-frame siendo entonces más acotado el ángulo de cobertura que abarca, pero con estos nuevos sensores APS-C (en particular con los que utilizan la DSLR A580, SLT-A77 y la NEX-7) se obtienen imágenes en varios aspectos comparables a las que uno podría conseguir con la full-frame A900 (o con otras full-frame de otras marcas, a excepción probablemente de unas pocas cámaras como por ejemplo la nueva Nikon D800 si viene al caso mencionarlo y algunos de los más recientes modelos de las Phase One que se mueven en otro rango alcanzando incluso los 80 Mega-Pixeles) a las que se las recortara (se les hiciera un crop) a dos tercios de su tamaño original.

 

Las Sony Alpha SLT con espejo traslúcido

Las últimas Sony Alpha que han estado lanzándose al mercado son todas con sistema de espejo traslúcido (o SLT, por Single-Lens Translucent camera). Muchos opinan o creen que la A580 (una excelente y completísima cámara de nivel semi-pro) será el último exponente de las Sony Alpha con sensor APS-C que se fabrique con espejo rebatible (del tipo DSLR) y que en más, serán todas con el sistema de espejo traslúcido. El tiempo lo dirá.

Estás nuevas cámaras de la línea Alpha no tienen un espejo que se levante como en las tradicionales réflex para permitir al sensor (como antes a un rollo fotográfico en las cámaras SLR analógicas) captar la luz reflejada por el objeto a fotografiar.  El espejo es en éstas en cambio traslúcido siendo entonces que la mayor parte de la luz lo atraviesa para llegar al sensor principal y un mínimo porcentaje de la misma es reflejado a un pequeño sensor auxiliar ubicado por sobre el espejo, lo que permite a la cámara enfocar ininterrumpidamente y en tiempo real aun mientras se están disparando fotos en ráfaga o se está filmando. El sistema ofrece una serie de ventajas como ser el permitir una gran velocidad para sacar fotos en rápidas secuencias en ráfaga, la posibilidad de alterar y/o ajustar el enfoque mientras se filma, la posibilidad de disponer de mucha información en el mismo visor de la cámara que no es óptico como en las réflex tradicionales sino electrónico (incluyendo esta información disponible en el visor un histograma y un nivel para indicar el ángulo de la cámara respecto de la horizontal y vertical) que funciona en tiempo real y un cuerpo para la cámara menos voluminosos que el requerido para las réflex tradicionales (aunque habrá quienes podrían no considerar a esto como una ventaja). También se presentan a mí parecer algunas desventajas: Un pequeño porcentaje de la luminosidad que brinde un objetivo no llegará al sensor que registra la imagen (cualquier objetivo resultará algo menos luminoso, por poco que fuera, que si se lo montara en una cámara con un sistema convencional de espejo rebatible). He leído que ocurre y me ha pasado a mí probando algunas de estas cámaras (la A33 y la A55 que fueron las primeras por cuanto bien podría haber sido resuelto el tema para los modelos posteriores a esas, lo cual desconozco), que en algunos casos y según fuera la iluminación del ambiente donde me encontraba y de la iluminación y características del lugar al que apuntaba la cámara, veía en el visor como si fuera un efecto moiré, como una trama de curvilíneas de color. No se dispone de otro sistema para limpiar el espejo que no sea soplarlo y según he averiguado, si fuera necesaria una limpieza más profunda o en el peor de los casos la reposición del espejo, habría que llevar la cámara a un servicio de reparación de Sony pues no se recomienda que haga uno mismo el intento de limpiarlo más a fondo ya que la superficie del espejo se comenta sería un tanto delicada. Téngase en cuenta que la eventual suciedad que puedan tener los espejos rebatibles no influye en la calidad de las imágenes que se obtengan (cuando se abre el obturador para sacar la foto, el espejo se encuentra levantado), mientras que sí afectaría si los espejos son traslúcidos (ya que estos espejos son atravesados por las imágenes –por su reflejo- al momento de la toma), téngase también en cuenta que las cámaras réflex tienen todas un sistema de limpieza que hace que el sensor vibre para ayudar a desprender las pequeñas partículas de basura que pudieran habérsele adherido pero no así estos espejos traslucidos y por último, que en algunos países, los servicios de reparación oficiales (prestados por quienes fueras los representantes oficiales de Sony para el caso) podrían no poder sostenerse en el tiempo y/o podría dificultarse la importación de repuestos (por cuestiones que bien podrían ser ajenas a Sony e independientes de las mejores intenciones que esa empresa multinacional pudiera tener). No obstante, no tengo dudas de que se trata de excelentes
cámaras que probablemente servirán mejor a quienes prefieran llevar a cuestas una cámara (cuerpo) menos voluminoso que el de los modelos DSLR con espejo rebatible, a quienes tengan interés en disponer de una mayor flexibilidad y control para filmar (MP4 o AVCHD 2.0 con una resolución de hasta 1920x1080) y/o por el motivo  que fuera, necesiten o puedan usufructuar de la impresionante velocidad de disparo en ráfagas que permiten las mismas, de hasta 10 disparos por segundo (12 por segundo con la A77). Con el tiempo se podrá comprobar si este sistema termina resultando exitoso y se populariza. Por lo pronto, es obvio que Sony está apostando a que así será y a que logrará imponerlo.

Los últimos exponentes de la serie Alpha (sin contar a las NEX) a la fecha en que escribo esta nota son la SLT-A65 y la A77 (ambas con sistema de espejo traslúcido) con sensores CMOS APS-C de imponentes 24,30 Mega-Pixeles.

También sacó Sony a la venta entre Octubre y Noviembre del 2012 una "full frame" con sistema de espejo traslúcido, la SLT A-99 con sensor Exmor CMOS de 24,3 Mega Pixeles con capacidad para entregar archivos RAW de 14-bits por canal (en referencia a los canales RGB). Este modelo no incluye flash (como tampoco lo incluían las fullframe A900 y A850) sino solo zapata para poder montar uno o un transmisor para un sistema de radio para disparar flashes externos o algún adaptador (conector para un sistema de cables de sincronización). La zapata no es la típica iISO invertida que utilizan las otras Sony Alpha (cuyo sistema venía heredado de las Minolta que se fabricaron a partir de 1988) sino de tipo más universal ("multi interface shoe" compatible también con ISO 518).
 

Las Sony NEX

Si bien mi propósito apuntaba a referirme principalmente a las Sony Alpha DSLR (que son las que tengo y uso y sobre las que por lo tanto puedo en todo caso comentar con algo más de conocimiento de causa), no podía dejar de mencionar a las NEX. Son cámaras compactas (semi-compactas) para objetivos intercambiables, con sensor APS-C (los mismos que utilizan las últimas DSLR y SLT) por cuanto la calidad de las imágenes que se obtienen con éstas es excelente. El cuerpo de estás cámaras es bastante compacto, pero no así los objetivos que se les montan (la montura no es del tipo “A” sino de un nuevo sistema al que se dio en denominar “E”) por cuanto constituyen una especie de híbrido difícil de catalogar que seguramente ha de apuntar a algún espectro o nicho del mercado que encontrará en ellas algún particular atractivo, pues según mi parecer no terminan por ser del todo compactas mientras que al tiempo carecen de muchas de las ventajas y brindan menos prestaciones que las DSLR o SLT, de similar precio. No obstante, estas cámaras se están vendiendo con éxito y siguen lanzándose al mercado nuevos modelos de NEX, y otras marcas están produciendo cámaras fotográficas en el marco de un concepto similar (la mayoría con sensores más pequeños, de 4/3” o menos, en lugar de APS-C), todo lo que pareciera estar indicando que habría muchos a quienes cuadra este estilo de semi-compactas.

Además de los objetivos NEX especialmente diseñados para éstas (algo más pequeños que los objetivos para las DSLR y SLT para una distancia focal equivalente), pueden utilizarse los objetivos con montura “A” o Alpha interponiendo entre estos y la montura en el cuerpo de las NEX, un anillo adaptador que puede comprarse como accesorio. En general, disponen estas semi-compactas de pocos comandos o botones en el cuerpo de la cámara y el acceso a los menús y submenús se hace todo por vía de la pantalla LCD y no disponen de visor directo aunque a algunos modelos se les puede acoplar un visor directo electrónico que también cabría comprar como accesorio.

Toda opinión que se brinde sobre cualquier producto (cámaras fotográficas en el caso que nos ocupa) puede estar cargada de más o menos subjetividad y debo reconocer que la mía bien pueda no ser totalmente imparcial. Tengo predilección por las cámaras con visores directos, preferentemente ópticos a través del objetivo o en su defecto electrónicos u ópticos indirectos, ya que comencé a sacar fotos en la era de las cámaras analógicas para rollos de 35 mm cuando se apuntaba para sacar una foto a través de un visor directo incluso aún cuando se tratara de cámaras compactas y esa es la forma en que me he acostumbrado a visualizar el encuadre y componer para una foto, pero muchos otros comenzaron a sacar fotos mirando a una pantalla LCD y es a eso en cambio a lo que están habituados. Además, me incomoda sobremanera no poder ver bien en una pantalla LCD la imagen que pueda pretender fotografiar toda vez que intente hacerlo bajo el resplandor de la luz de un intenso sol, como bien puede ocurrir por ejemplo cualquier mediodía soleado. También prefiero disponer de la mayor cantidad posible de botones y comandos en el cuerpo de la cámara que me permitan el acceso directo a las funciones más básicas y comunes (el control sobre el ISO, la velocidad de obturación, la apertura de diafragma, la forma de medición de la iluminación y el método para enfocar) para establecer y controlar como es que quiero hacer una toma, en lugar de tener que manipular y “setear” estos controles teniendo que acceder a los mismos por vía de menús, submenús y submenús de los submenús que tenga que estar visualizando en una pantalla LCD.

Más acorde con mis gustos y preferencias en lo que a cámaras fotográficas respecta sería entonces la NEX-7 que se diferencia de los otros modelos más económicos y/o predecesores de ésta línea de semi-compactas. Incluye la NEX-7 un visor electónico (además de la pantalla LCD), dispone en el cuerpo de la cámara de algunos comandos de control (más que los que tienen los otros modelos, facilitando y haciendo más cómodo su manejo), tiene zapata para flash (además de incluir un flash) y porta uno de esos imponentes sensores Sony CMOS APS-C de 24,30 Mega-Pixeles. No es una cámara barata (más cara que las otras NEX).

Si de optar por una cámara compacta sin visor directo se tratara (y me refiero por compacta a la cámara que con el objetivo incluido puede caber cómodamente en el bolsillo de un saco o campera o puede ser llevada en un estuche de mano moderado colgando del cinturón), me volcaría en principio por la DSC-RX100 que Sony sacó a la venta en Julio del 2012 y que entiendo podría considerarse la mejor compacta -con objetivo con distancia focal variable que se retrae y cierra al apagar la cámara- disponible en el mercado por el momento. Se trata de una cámara con sensor de 1" de 20,2 Mega-Pixeles con un objetivo-zoom Carl Zeiss de 3,60x (con un rango de cobertura de distancias focales equivalente a 28-100 mm en 35mm) y f/1.8-4.9 como máxima apertura de diafragma (la primera para la posición de granangular y la segunda para las distancias focales más largas) y f/11 para la más cerrada. Las imágenes que pueden obtenerse con ésta no serán de la misma calidad que las que podrán brindar las NEX de última generación, pero la RX100 sí es una cámara compacta y su performance no deja de ser impresionante.

 

Muy buenos artículos y reviews poblados de datos técnicos sobre las cámaras Sony que se están produciendo (incluyendo a las Alpha) pueden leerse (en idioma Inglés) donde remite ese vínculo, en el sitio de imaging-resourse. En la página web a donde remite este otro vínculo que sigue, se puede buscar información sobre las Sony discontinuadas (que bien podrían conseguirse en negocios que conservaran algún stock de cámaras que no alcanzaron a vender o de segunda mano).

]]>
fotografía Konica Konica-Minolta Minolta NEX opinion review Rx100 Sony Alpha Sony DSLR Sony SLT https://alejandroceppi.zenfolio.com/blog/2013/6/las-sony-alpha-dslr Tue, 11 Jun 2013 17:04:00 GMT
Los objetivos Sony "easy choice" https://alejandroceppi.zenfolio.com/blog/2012/7/los-objetivos-sony-easy-choice Los objetivos fijos (en general)

Resulta muy placentero y satisfactorio cuando uno saca fotos con un objetivo fijo. Comparados con la mayoría de los zoom, en particular con los más accesibles económicamente, suelen ser muy luminosos y dan muy buena resolución incluso a la apretura máxima de diafragma o a partir de un punto de ésta más cerrado y hasta F/8, f/11 o en algunos casos f/16 según cual sea el objetivo. Generan muy poca aberración cromática (aunque hay excepciones en lo que a esta cuestión refiere como por ejemplo el caso del Sony 28mm f/2.8 que sí las sufre) y muestran poca o ninguna distorsión óptica. Es muy difícil que un zoom mantenga resultados parejos en todo el rango de las distancias focales que barre (su peor comportamiento suele darse en los extremos o en uno de los extremos del rango de las distancias focales que cubre) mientras que un objetivo fijo habrá sido diseñado para un rendimiento óptimo a una única distancia focal. Hay zooms de excelente calidad y a precios razonables como el caso del Tamron 17-50mm F/2.8 XR Di II (que es luminoso y da muy buena definición incluso con grandes aperturas de diafragma), pero hay un tema en el que los fijos suelen siempre ganarle a los zoom y esto es en lo que respecta a la calidad y suavidad del “bokeh” (algo así como la característica y cualidad de las áreas desenfocadas de una imagen por delante y por detrás de lo enfocado en función de la profundidad de campo que determinarán la apertura de diafragma, la distancia focal del objetivo y la distancia a la que se esté enfocando).

Diseñar y construir un objetivo fijo cabe suponer ha de ser más sencillo que producir un zoom que lo iguale en calidad, así que a igualdad de precios, el fijo será mucho mejor. Esta es otra de las ventajas que brindan los fijos, ya que posibilitan poder adquirir un objetivo luminoso y con muy buenas lentes a un precio más accesible que el de un zoom de calidad similar (aunque dado que no tendría mayor sentido producir objetivos fijos de mala calidad y la buena se paga, por lo general no los hay baratos).

Todas las virtudes que presentan los objetivos fijos no quitan que en particular cuando no se tenga en vista un tema específico para fotografiar, muchas veces uno puede tender a dejar montado en la cámara algún zoom por ganar un poco más en comodidad y flexibilidad, aún cuando se estuviera sacrificando calidad de imagen.

Hecha esta introducción, ahora a continuación voy al punto.

 

Los objetivos Sony “easy choice”

Sony sacó para sus cámaras DSLR y SLT Alpha una línea de objetivos fijos económica que dio en denominar (obviamente por razones comerciales y de marketing) “Easy Choice”, lo que traducido al castellano significaría algo así como “de fácil elección” o “fáciles de elegir”, lo que no deja de ser cierto ya que estos objetivos, estando a un precio bastante accesible, son muy buenos. La estrategia de Sony para estos objetivos consistió en no invertir mucho en sus cuerpos, que son totalmente de plástico y muy elementales (aunque están bien construidos), pero sí en la calidad y performance de las lentes, lo que cuidó.

Son tres los objetivos “easy choice”, el 35mm DT f/1.8 SAM, el 50mm DT f/1.8 SAM (ambos para cámaras con sensores APS-C) y el 85mm f/2.8 SAM (para cámaras full-frame y por ende también para APS-C).

En su apariencia externa los tres se ven exactamente iguales y la única forma de distinguirlos entre sí es leyendo la denominación grabada en el cuerpo del objetivo. Son livianos y compactos así que son muy cómodos para llevar con uno (incluso en algún bolsillo de un saco o campera).

Son todos luminosos. Ninguno de los tres tiene tope de enfoque a infinito, lo que habrá de tenerse en cuenta cuando se enfoque en forma manual (MF) para no pasarse. El diámetro de la rosca para los filtros es de 55mm y estos no giran al enfocar así que no se presenta ninguna dificultad para el uso por ejemplo de filtros polarizadores. Todos posibilitan una distancia mínima de enfoque suficientemente corta (aproximadamente 23 cm el 35mm, 34 cm el 50mm y 60 cm el 85mm) como para poder desenvolverse bastante bien en acercamientos como por ejemplo para fotos de flores.

De los tres objetivos "easy choice" tengo el 35mm y el 85mm. No compré el 50mm debido a que si bien los review / comentarios que he leído sobre el mismo lo califican positivamente y como dijera, resulta bastante accesible (como lo son todos los de esta línea), ya tenía yo no uno solo, sino dos Minolta AF 50mm f/1.7 (foto de arriba a la derecha) que es un buen objetivo (apto para full-frame o APS-C) además de ser ya todo un clásico que, no obstante ello, puede conseguirse usado a buen precio. Me pareció entonces que no tenía mayor sentido incurrir en el gasto para sumar otro 50mm (por bueno y accesible que fuera) a mi colección. Abajo pueden verse fotos del Sony 35mm f/1.8 y 85mm f/2.8.

 

El Sony 35mm DT f/1.8 SAM

Habiendo ya destacado las cualidades que caracterizan en general a los objetivos de la línea “easy choice”, me concentraré en más en dar cuenta de las particularidades de los dos que poseo, comenzando por el 35mm.

El 35 mm es como ya lo comentara, para usar con las Sony Alpha que portan sensores APS-C. Tiene muy buen control de las aberraciones cromáticas, en particular con el diafragma cerrado a f/2.8 y en más y la definición que da es muy buena en el rango de aperturas entre f/2.8 y f/8 y a partir de f/4 incluso las esquinas de las imágenes que uno tome tendrán buena resolución (lo cual no solo es lo que dicen los reviews sino que también lo puedo reafirmar en función de los resultados que obtuve con algunas pruebas que llevé a cabo).

Es un muy buen objetivo. El único tema que cabría observar refiere a la pequeña distorsión óptica de tipo “barril” que presenta. Por suerte, se trata de una distorsión simple, muy fácil de corregir con las herramientas que para ello brinda cualquier programa de edición de imágenes serio. Claro que, según mi opinión, siempre será mejor disponer de algún programa o plug-in específico que permita que se corrijan las distorsiones ópticas en forma automática, tal como por ejemplo el PTLens (plugin o standalone que permite trabajar con archivos Tiff de 16 bits o jpg), el DxO Optics Pro (un excelente programa para revelar Raw que entre otras cosas se destaca y es bien conocido por su habilidad para corregir automáticamente las distorsiones producidas por los objetivos que ya se encuentren en el vasto listado de las ópticas que soporta) o incluso el CameraRaw para el que se podrá buscar y con suerte encontrar y cargar algún perfil (profile) para el objetivo en combinación con la cámara que se esté usando, ente otros. La cuestión es que si bien las distorsiones simples como la que produce el Sony 35 mm son fáciles de corregir y tratándose de un objetivo fijo, uno podría ya prestablecer cual han de ser las correcciones a aplicar sistemáticamente para el mismo, la edición se complica para las imágenes obtenidas con zoom, cuyas distancias focales son variables y más que todo en los casos en que las imágenes no presenten líneas rectas horizontales y/o verticales próximas a sus bordes como para poder contar con alguna guía visual para hacer la corrección con facilidad.

La primera foto que se ve abajo, que saqué con el objetivo Sony 35mm DT f/1.8 SAM, fue sometida al programa PTLens que corrigió en forma automática la leve distorsión óptica que se veía en el archivo original.

La foto de arriba la saqué (un día nublado como se puede apreciar) también con el Sony 35mm DT f/1.8 SAM.

 

El Sony 85mm f/2.8 SAM

Si bien el Sony 85mm f/2.8 no parece gran cosa a simple vista, es un objetivo que se comporta de manera excelente (incluso en cámaras con sensores full-frame). Tiene muy buen control de las aberraciones cromáticas, en particular con el diafragma cerrado a f/4 y en más, la definición que da es excelente partiendo ya desde f/2.8 y especialmente en el rango de aperturas entre f/4 y f/8 siendo que incluso las esquinas de las imágenes que uno tome tendrán buena resolución (lo cual también para el caso de este objetivo puedo aseverar en función de los resultados que obtuve con algunas pruebas que llevé a cabo) y no presenta ninguna distorsión óptica cuando se lo utiliza con cámaras con sensor APS-C y apenas con la A900 o A850 (full-frame) según lo refieren los reviews sobre este objetivo.

No tiene por supuesto la solidez y calidad de construcción de por ejemplo el Sony 100mm f/2.8 Macro (un excelente objetivo que da muy buena definición) que es mucho más voluminoso y pesa aproximadamente el doble que el 85mm, así como más que lo duplica en precio. Menos sentido tendría comparar la calidad de construcción del Sony 85mm f/2.8 con el Sony / Carl Zeiss 85mm f/1.4 (que no poseo) porque este último cuesta alrededor de cinco veces más que el primero.

Abajo muestro tres fotos que saqué con el Sony 85mm f/2.8 SAM.

 

Un muy buen artículo sobre el Sony 35mm DT f/1.8 SAM puede leerse (en idioma Inglés) donde remite ese vínculo, en el sitio de Kurt Munger y en la página web a donde remite este otro que sigue puede encontrarse un review también de Kurt Munger del Sony 85mm f/2.8 SAM. Asimismo recomiendo leer aquí los resultados de los tests que hicieron los técnicos de DxO Mark de los tres objetivos “easy choice” y los reviews en Photozone.

]]>
35mm DT f/1.8 SAM 85mm f/2.8 SAM easy choice fotografía objetivo easy choise objetivos easy choise objetivos Sony opinion review Sony 35mm Sony 85mm Sony Alpha sony easy choise https://alejandroceppi.zenfolio.com/blog/2012/7/los-objetivos-sony-easy-choice Mon, 16 Jul 2012 03:14:56 GMT
Canon PowerShot A590 IS https://alejandroceppi.zenfolio.com/blog/2012/3/canon-powershot-a590-is

Cuando viniendo de la fotografía analógica decidí incursionar en la digital, si bien primero compré una Canon Powershot A460, no esperé mucho para pegar un pequeño salto y adquirir la ya discontinuada A590 que algunas veces sigo utilizando. Aún cuando se tenga una DSLR, son muchas las circunstancias en las que termina siendo más cómodo llevar con uno a cuestas y usar una compacta.

A mi Canon Powershot A590 IS la adquirí en su momento a un precio que consideré imbatible por la cantidad de prestaciones que ofrecía en comparación con otras cámaras en el supuesto mismo rango. Por lo pronto, además de posibilitar tomas en Automático o Semiautomático, puede trabajar en Prioridad Apertura de Diafragma, Prioridad Velocidad de Obturación o Manual. Incluso se puede optar por hacer un enfoque manual con la ayuda de un acercamiento del objeto a fotografiar que se verá en el centro de la pantalla.

Porta la cámara un sensor CCD de 1/2,5” (en relación 4:3) y los 8 MegaPixeles de resolución / tamaño de las imágenes son suficientes para ampliaciones de hasta un tamaño aproximado A4 ó 20 x 25/30 cm (A3 según el manual de la cámara). Aún recortando una imagen (haciendo un crop) a aproximadamente la mitad de tamaño de la original, se podría lograr una buena ampliación a 10/11 x 15 cm. La foto de abajo a la izquierda fue recortada (tiene un "crop") a algo así como casi 1/4 de su tamaño original y tiene 2,2 MegaPixeles.

Lapwing - Tero

En las imágenes sacadas de 80 a 200 ISO no hay mayores problemas con el "ruido" pero ya a los 400 ISO comienza a aparecer un nivel de "ruido" que termina haciéndolas inutilizables a los 1600 ISO. La calidad de los videos (AVI) no es de lo mejor, pero me sirvió y fue suficiente para poder filmar y atesorar cantidad de situaciones familiares memorables.

El zoom óptico de hasta 4x (que cubre un rango equivalente al de las antiguas cámaras analógicas de 35 mm o las hoy full-frame, de entre 35 y 140 mm de distancia focal) creo resulta lo suficientemente versátil como para poder cubrir los temas fotográficos más típicos y usuales. No obstante, no falta la ocasión en que uno quisiera un poco más (5x no hubiera estado mal).

Anochecer en el amarradero - CNSI

 

Debido al pequeño tamaño del sensor (típico en este tipo de compactas) y la concecuente corta distancia a la que se encuentran del mismo las lentes del objetivo, se puede enfocar de muy cerca, lo que permite sacar sin problemas semi-macros como por ejemplo fotos de flores (y la cámara tiene una función Macro).

El estabilizador óptico de imágenes funciona bien y resulta muy útil. Permite sacar fotos con velocidades de obturación menores a las usualmente recomendables, sin que salgan movidas. La foto del amarradero a la derecha fue sacada sin trípode y sin apoyo (y procurando mantener el pulso y contener la respiración) a una velocidad de obturación de 1/2 segundo (que es una velocidad bien baja aún cuando se esté utilizando una distancia focal corta).

Con la cámara en Manual y el flash de la misma activado, se puede utilizar un flash auxiliar esclavo (incluso uno de esos que se montaban sobre las ahora en desuso cámaras de 35 mm si se le conecta una foto-célula para dispararlo en sincronización) por ejemplo para iluminar con luz rebotada. También con la cámara en Manual, se puede regular al flash incorporado a tres niveles de potencia, resultando más efectivo para disparar un flash esclavo usar el nivel medio.

Los menús para configurar la cámara y para operarla son, al menos según mi opinión, intuitivos y de fácil acceso. Tiene la cámara por fuera suficientes botones y comandos como para poder acceder a muchos de los bien organizados controles de la misma sin tener uno que estar navegando múltiples menús y submenús en la pantalla LCD para hacer los ajustes pretendidos para sacar una foto, como en cambio cabe hacer con muchas otras cámaras compactas. Además, tener que navegar por menús en la pantalla LCD puede convertirse en una tarea muy ingrata cuando no se distingue nada en ella porque se está bajo la luz de un potente sol (por ejemplo un mediodia soleado).

La cámara resulta por su tamaño y formato cómoda de sujetar y manipular al tiempo que, si bien no es de las más compactas, no deja de ser fácilmente transportable. También me resulta cómodo que se alimente con pilas comunes AA fáciles de reponer o bien recargables, en lugar de con una batería y que use memorias SD.

El visor óptico es una de las mayores y más destacables ventajas que brinda este modelo, pues resulta muy útil para las tomas en que uno quiera capturar algún preciso instante (no se presenta ningún retardo o delay entre el momento en que se produce una acción y el que uno la visualiza, como sí ocurre para que la misma se muestre en pantalla, por ínfimo que parezca) y es cómodo en especial el visor óptico directo cuando se fotografía al sol y resulta entonces difícil distinguir lo que debiera verse en la pantalla LCD. Además es más confortable para aquellos que no estamos acostumbrados a mirar a una pantalla para sacar una foto, sino a través de un visor.

La A590 tiene un anillo rodeando al objetivo extensible que se puede desacoplar para reemplazarlo por un tubo cilíndrico que se vende o vendía por separado y en cuyo otro extremo se puede enroscar ya sea un lente tele-conversor o un lente gran-angular producidos por Canon para este y otros modelos de sus cámaras o bien acoplar por ejemplo un lente macro como los que fabrica Raynox y con los cuales se puede lograr todavía muchísimo más acercamiento del objeto a fotografiar que el que pueda lograrse haciendo uso de la función Macro de la cámara.

Un muy buen y detallado artículo sobre la cámara puede leerse (en idioma Inglés) aquí, en el sitio web imaging-resource que tiene muy valiosos y completos reviews de la mayoría de las cámaras digitales conocidas disponibles en el mercado así como de las ya discontinuadas.

 

En la galería de fotos a la que remite este link hay varios ejemplos de fotos que he sacado con esta cámara incluyendo las dos de arriba (la del tero en vuelo y la del amarradero) y el par que muestro abajo:

Colonia del Sacramento, Uruguay

Para la primera foto (para la de arriba de este último par) usé una distancia focal corta por lo cual la imagen original tenía una distorsión de tipo "barril" que corrigió en forma automática el programa PTLens al que la sometí y el realce de los colores lo hice manipulando "curvas de color" con un editor de imágenes. La segunda foto (la de abajo) está apenas retocada con sólo algunos ajustes menores.

]]>
Canon A590 Canon Powershot fotografía opinion Powershot A590 review https://alejandroceppi.zenfolio.com/blog/2012/3/canon-powershot-a590-is Mon, 26 Mar 2012 02:59:29 GMT